el que busca encuentra

Cargando...

jueves, 1 de diciembre de 2011

No veas la paja en el ojo ajeno

Este post surge de la reflexión. De la confrontada recibida en los comentarios más abajo. Sí, aunque una parte de mí quisiera culpar al otro por lo que me pasa, se que no es así. 

Desde siempre me ha costado relacionarme. No soy asocial, soy más bien superficial. Soy cordial, amigable, pero distante. Soy de las que cuando me empiezan a hacer plática en el taxi o en una fila, empiezo a preguntar para evitar que me pregunten. Ansío la cercanía pero huyo en cuanto se me acercan. 

Cuando estaba en la secundaria, le gustaba a un niño. Teníamos 13 años. Todos en la escuela sabían que yo le gustaba, hasta la directora, hasta los maestros. Y yo me sentía apanicada. Me hubiera gustado demostrarle que a mi me gustaba también, que sí quería ser su novia. Pero nunca lo hice. Cuando la directora me llamó a su oficina, yo me asusté. ¿Qué hice?. Quería comentarme que la mamá de David -así se llamaba- le había dicho que él ya no quería entrar al seminario. Más miedo. No podía ser yo responsable de semejante decisión. No sabía que hacer con tanta atención. La contradicción más grande era que yo envidiaba a las niñas que tenían novios y pretendientes y siempre me preguntaba si era yo fea o invisible. Y sin embargo, nunca pude decirle a este niño que también me gustaba. 

Y de ahí hasta ahora. Sigo siendo igual. No me extraña que elija a los que siempre se van. Así hasta los culpables son ellos.

¿Qué haría si se quedaran? Recuerdo a Carrie, siempre culpando a Mr. Big, pero cuando Aidan le pidió matrimonio, le salió urticaria y tuvo un panic atack. Eligiendo a su ruso pensando que ése era "el bueno", repitiendo patrones y quedándose aún más sola. Me da un poco de miedo esa perspectiva. 

No estoy de brazos cruzados, trabajo en ello. Aunque siempre está el riesgo de que el inconciente saque la cola... 


2 comentarios:

  1. Te entiendo porque buena parte de mi vida me costaba acercarme a la gente y mucho menos contar cosas de mi vida, y aun menos pensar que yo le podía gustar a alguien. Pero luego te das cuenta que la situación no es tan exagerada como tú te crees, y lo único que merece la pena es disfrutar, sola o en compañía.

    Bss.
    http://melancora.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Como saber que es lo correcto?
    evitamos muchas veces fluir en la vida
    y tambien cuando compartimos con alguien el presente
    y claro quien no quisiera aquello lograrte dos cosas a la par, a ti mismo como persona como ser humano
    pero lo otro? o la otra?
    sin duda cuando dejamos de ser egoistas y fluimos y nos conectamos a ese ser es cuando mas interesante
    se torna ese aspecto de la vida, cuando ya no estas solo
    a fuerza de olvido o de costumbre
    o quien no quisiera por q asi tenia q ser

    hacemos mal al centrar la vida con el ideal del amor?
    que dificil es, tengo la certeza
    de q en algun momento de mi vida
    deje el egoismo a un lado
    y comparti en serio aquel ideal con el q eh venido creciendo desde edades muy inmaduras


    hace poco me preguntaba si el romanticismo seria un error¿?
    no lose aun no puedo dejar de preguntar si habremos de venir al mundo para morir solos
    o a lo otro... y tal vez menguar un poco aquello q nos es dificil
    pero todo dolor nos debe recordar nuestra condicion elevada

    cuioso es como di con tu blog
    indagaba en la paradoja de el Inception

    ResponderEliminar

Porque lo que se habla no se actúa: