el que busca encuentra

jueves, 21 de abril de 2011

Duele

Creí que iba a ser peor. Creí que cuando esto pasara me haría pedacitos. Y no. No fue así. Todo pasó muy rápido. Se fue deteriorando, sí, pero nunca creímos que la muerte llegaría tan rápido. Quizá la negación que acompaña impidió asumir la realidad, lo mal que estaba, lo cansada que estaba de luchar. Porque fue una lucha feroz. Surgen muchos "hubieras": si hubiera tomado la quimioterapia antes, si hubiera tenido mejor actitud, si hubiéramos hecho algo más por ella... no lo sé, todos llegaremos al mismo final pero es tan difícil aceptarlo cuando es alguien tan importante. 

Yo imaginaba que ella moriría de viejita, que me acompañaría por más tiempo... no fue así, pero los años que me dio me dieron las fuerzas para tolerar su ausencia.

Se que no se va del todo, lo que me dejó, lo que me dio, se queda conmigo. También se que una parte de mí se fue con ella. La niñita Mariana, a la que le rascaba la espalda, a la que cuidaba y procuraba, a la que le daba dinero, a la que le llamaba de vez en cuando para saber como estaba... esa se fue con ella. Ya no está. 
Y debo aprender a vivir con eso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Porque lo que se habla no se actúa: