el que busca encuentra

sábado, 21 de agosto de 2010

Si pudiera pedir un deseo...

Añoro aquéllo que nunca tuve. Pero que no por eso no existió. Quisiera días soleados, rojos que se vuelven verdes, distancias que se acortan, minutos inacabables. No importaba nada. Ni el día siguiente, ni el próximo mes. Sólo el momento. Efímero pero no por eso olvidable. La vida parecía más fácil, los días más largos y las noches también.

Quiero cerrar los ojos y, al abrirlos, despertar en otra realidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Porque lo que se habla no se actúa: