el que busca encuentra

martes, 17 de agosto de 2010

Un paseo en el Delorean



¿Si tuvieras la oportunidad de borrar las situaciones que te han hecho sufrir a lo largo de tu vida, lo harías? ¿Aún y cuando eso implique el no ser lo que ahora eres?

Difícil pregunta. Hace unos meses mi BienAmado me la hizo. y en ese momento dije que sí, que si bien había aprendido muchas cosas, fue a través de muchos golpes que si hubiera querido desaparecer.

Pero ahora no estoy tan segura. Cuando estaba en la secundaria tenía una frase escrita en la primera hoja de mi diario: "amo mi destino, lo que me pasa es lo que necesito". Es de Nietszche. Era una manera de racionalizar lo que vivía. Por lo menos tenía el consuelo que eso que vivía era por algo.

En este recuento de los daños que implica mi análisis, veo que, en primer lugar, las cosas no pudieron haber pasado de otra manera. No había cómo. Pero si así hubiera podido ser, dudo mucho que el resultado hubiera sido un mundo idílico. Creo que abuso demasiado del "hubiera". En segundo lugar ¿cómo saber qué es lo que se tenía que modificar? ¿que tan atrás había que viajar?, ¿y si no hubiera cambiado de supervisora?, ¿y si decidía estudiar otra cosa?, ¿que simplemente mi mamá hubiera ido a otro lado ese día?, ¿Con sólo mover 5 centímetros al amigo de mi abuelo aquélla tarde hubiera sido suficiente?... es imposible saber justamente donde mover la pequeña pieza que hubiera hecho la diferencia...

El caso es que no existe el Delorean. Por lo menos no para viajar en el tiempo. Así que lo mejor será identificar bien esa piedra que debió moverse para no volver a tropezar con ella.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Porque lo que se habla no se actúa: