el que busca encuentra

martes, 28 de diciembre de 2010

Panic button

Todos tenemos un elemento-gatillo que nos hace explotar. Yo tengo uno muy peculiar. Puedo tener un día muy bueno, sin broncas, incluso feliz... pero cuando me topo con eso... no lo puedo evitar, simplemente EXPLOTO!!! Algo así como cuando al Marty McFly le decían gallina...  

Es infantil, sin lugar a duda, lo reconozco totalmente. Y aún así, me sigue pasando. Es como si alguien me jalara los pelitos de atrás de la nuca, me empieza a arder la sangre y mi mente comienza a girar a mil por hora, ideando cosas. Generalmente se me ocurren escenarios alternos, insultos inteligentes, explosiones nucleares... y sí, todo vive en mi pequeña cabecita. 

Creo que ese puede ser un buen reto de año nuevo, quitar uno por uno los ganchitos que me tienen anclada a semejante estupidez. O comprarme una buena motosierra...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Porque lo que se habla no se actúa: